viernes, 24 de octubre de 2014

Aprovechando que me queda un minuto y medio de mi Tiempo, para continuar evangelizando

Aprovechando que me queda un minuto y medio de mi Tiempo, para continuar evangelizando, voy a dar comienzo a mi

Homilía para HOY:

Mientras, el papa ají berenjena vinagre agrio aceite de bacalao, está sumamente entusiasmado por llevar a cabo el siguiente experimento al colectivo “nunca jamás te dije” con la brillante idea de:

1º Canonizar al cara’e chancho hocico de corcho quemado, guata charchosa al sol inflada con bombín de alquitrán, recauchada a la gomina, revuelto con su perímetro asqueroso de paja molida cuadriculada;

Ese esperpento gordinflón criminal, que deambula con su sotana por los laberintos del doctor Mortis con su máscara de hiena sangrienta vociferando la beeee.

2º Canonizar a nazziezz UDIatti que espera impaciente ser bendecido con su estaca idólatra aficionada a la goma pegajosa monotemática de mascar laucha.

3º Canonizar a la delincuente pirómana BUJA piruja gordinflona pilón, novia de sus secuaces humo calor del KuKo:

4º Humos calor del KuKo metamorfoseados con el centenario cumpleañero nicajudas, el común y corriente plagiador de larvas eyaculadoras precoces,

y su conviviente nachofacho, que duerme en el lupanar del cuartel general policíaco de la SS del UDI PeDeCe protegido por la GESTAPO;

Instalaciones, donde la tula fláccida embalsamada del papa tutanjamón  piensa declararlos:

“santos de los últimos días”; con trompetazos a todo volumen.

Nos confiesa además, que se encuentra satisfecho, de ser el primer papa en canonizar delincuentes tarados con cara de pidulles frescos como las garrapatas,

a la orilla de los guarenes del alcantarillado de don Bonifacio, el destripador de zánganos cojos;

chuecos lameculos de pirujas pilones; mudos como tapia; sordos como potos colorados al pil pil;


tuertos putrefactos para condecorarlos con medallitas de sus putos santos virginales, desde su púlpito de fierros retorcidos de generación en generación. 

3 comentarios:

  1. Recuerdo, que cuando niña, me encontraba un día esperando en el oleaje de Cachagua alguna ola rica para hacer “playita”, cuando de repente veo

    acercarse una ola gigantesca terrorífica de varios metros de altura; en esos momentos me dije a mi misma: si la espero aquí paralizada por el horror a su

    altura escalofriante, el reventón me liquida entonces, recuerdo en mi desesperación

    haberle preguntado a Dios en fracción de segundos ¿¡qué hago!?
    Y, entonces me respondió:

    - Estoy contigo, te AMO confía en MI ¡apúrate! Entra rápido mar adentro y colócate en la cresta de la ola, y quédate quieta hasta que te avise.
    -
    Lo hice tal cual, nadé hacia el “Toro” con su altura sobredimensionada (que así le

    llamamos en nuestra jerga de nadadora cachagüina), y desde la enorme masa de agua, observé

    con vértigo desde su altura a los veraneantes; los vi tamaño de una hormiga esparcid@s en la arena por toda la playa.

    En esos momentos pensé: quizás los veraneantes pensarán “¡qué valiente esa niña! ¿¡cómo se atreve a capear esas

    gigantescas olas!? Pero ¡NO! en esos momentos me encontraba conversando con Dios de tú a tú; preguntándole y

    pidiéndole a cada instante que me protegiera porque quería conservar mi vida en esta Tierra.

    Me tranquilicé y con relajo esperé instrucciones que consistía en esperar a que reventara la monstruosa cuarta ola gigantesca, quedándome quieta en el lugar

    ¡NO por valentía! Sino por conservar mi vida intacta así fue, que esperé que llegara la quinta ola y decidí comenzar a

    salir haciendo playita con dificultad, porque el mar quedaba muy revuelto, después de un oleaje con una resaca de

    madre y señora mía; por ese motivo, era muy importante agarrar siempre la ola en playita para la salida, pues ésta me empujaba por la superficie del agua.

    Cuando llegué a salvo con la última ola, le di gracias a Dios.

    Me encontré entonces, frente a frente con mi hermana Belén, me esperaba a la orilla y horrorizada me dijo:

    - ¿Eras tú la que estaba adentro? ¿¡cómo se te ocurre estar mar adentro nadando con tanto peligro!?

    - ¡No me quedó otra! – le respondí – o las capeaba o me iba de chirlito.

    -

    - Entonces recuerdo haberle explicado porqué me había quedado adentro, y porqué había tenido que tomar una determinación con tanta fortaleza, de
    - quedarme en compás de espera, buscando el momento para regresar a orilla de playa.

    - La vida es algo parecido, algún@s la afrontamos, sentimos temor, pero Dios está en cada momento

    - acompañándonos hasta lograr llegar a Puerto Seguro.

    ResponderEliminar
  2. S.O.S DDHH Internacionales:

    Los cucuruchos del Ku Kux Klan, se introdujeron como larvas rastreras entretejidas a crochet en mis propios archivos, lo que NO me permite escribirles mis NOTAS que tengo guardadas en mi archivador sobre muñecas y monitos de peluche.

    ¡Pod favod!
    ¡metan a estos cuculuchoz mentirozoz de envelgadura a zus JAULAZ de una bez pod todaz ¡yaaa!!

    ResponderEliminar
  3. S.O.S DDHH: Todavía la MARACA GORDINFLONA inflada a bombin hidráulico de camión de la BUNKER automotora de la SS policíaca de la GESTAPO bautismal, pidulle perverso, tiene agarrada con sus mandíbulas calenturientas, hediondas a perfume simbiotizado en ardorosa monstrua patichueca ORDINARIA mis archivos personales.

    ¡NO quiere que publique su LAPSUS de GUATONA copuchenta INFELIZ mitomaníaca!

    ¿¡Polké los KUKULUCHOS ORDINARIOS se dan "pemios onoríficoz" entre SÍ, y andan LIBRES de POLVO y PAJA, y YO NO puelo esclibil mis notaz pala jugal kon laz muñecaz!?

    ¿¡Azí que agora los IDÓLATRAZ dan premioz ONORÍFIKOZ a las MITÓMANAZ TRAIdORAZ!?

    ¿¡Pemioz ONOrifikoz a las Malhechoraz SIN INVestigar!?

    ResponderEliminar