lunes, 16 de junio de 2014

Anoche, mi hija me contó que estaba viendo una película excelente. Le pregunté como buena cinéfila: ¿Cómo se llama?

Anoche, mi hija me contó que estaba viendo una película excelente.
Le pregunté como buena cinéfila:
-      ¿Cómo se llama?
-      - No lo sé, me respondió con su inocencia acostumbrada desde el segundo piso.
-      Entonces, tomé mi lápiz y mi cuaderno con la velocidad de un rayo, y subí las escaleras para anotar el título, y buscarlo enseguida en el you tube de mi PC; cuando iba ya por el segundo escalón, me respondió:
-      Seis Seis Seis espíritus mamá.
-      ¡Ayy! – grité y bajé despavorida las escalas, parecía como si me fuera a dar un infarto - ¡por favor! - Le grité desde abajo como si hubiera aparecido la asquerosidad latigúa desabrida en mi casa – hijita NO vea esa COSA que es “satánico”.
-       No te preocupes mamá – me respondió fresca como lechuga – la película es bastante interesante, trabaja Julianne Moore como Cara Harding; las escenas son como las películas antigüas de Alfred Hitckook.

Confío en mi hija, así que esto me tranquilizó; entonces le respondí:
-      Bueno, pero si ve algún acto macabro, la apaga de inmediato.
-      ¿Has visto a Hannibal? – me preguntó.
-      ¡Claro que sí! Tiene algunos episodios escabrosos, donde se muestra al doctor Lester, en pasajes  canibalescos, devorándose a los inoperantes; a los idiotas; a los ineptos; a los cretinos; a los soberbios; a los corruptos personajes que deambulan cerca de su circuito social, fingiendo que son alguien, cuando no son ninguna COSA; a los ambigüos aprovechadores que se creen el hoyo del queque y, falsifican la historia porque creen que el fin justifica los medios.
-      Este es un Cine Arte interesante, porque una como telespectadora, se pone de parte de Hannibal, para que se devore las cochinadas de bichos que NO son más que pajarracos cucaruchos que circulan moribundos entre los seres vivos, impregnando su atmósfera, con la hediondez propia de su esqueleto descompuesto fantasmagórico.
-      Quedé intrigada con la respuesta de mi hija así que le respondí:
-      Si vé la película, me la cuenta mañana (era ya de noche) para ver si soy capaz de verla yo también; quedé intrigada, pero igual me quedó esa cuota de horror, de ver una película en la que ignoraba si iba aparecer alguna monstruito frankestein, de esos mitómanos y cleptómanos, poto de Calígula característico a los chupacabras, que se pasean por la Plaza de San Pedro en Roma, frente al cara’e raja del peín de ese paranoico esquizofrénico, que se las dá de papa tomate palta mayo, y que insiste en estafar a los chiflados de su público tarado, con la idea morbosa
-       
-      intransigente, que existen los “santos”; dado que no le cruje el poto que tiene amarrado con alfileres al cerebro defectuoso.
-      Francamente, me daba susto encontrarme con esa larva estacionaria, fijada como estaca con sus amebas flotando entre los zurullos de la promiscuidad fecal.
Como dije entonces, me quedé con la curiosidad a flor de piel, antes de dormirme en los laureles con las mariposas revoloteando de flor en flor, de pétalo en pétalo; sin embargo, a pesar que me desvelé como a la 1:30 PM, NO me atreví a colocar esta película, de la cual sospechaba que podía tener matices siniestros.
Así que tuve tiempo de reflexionar, si acaso ese número era realmente “tan satánico” como lo expresan las más diferentes religiones o, todo lo contrario, fueron vaticinios proféticos, que avisaban la caída del imperio romanoff en la casa de Calígula, manejada con los tentáculos del siniestro doctor Mortis, y de la BUJA pirómana Piruja Pilón y sus secuaces:
Nicajudas iscariote el destripador de las larvas pétreas fosilizadas; y este número entonces, tiene el significado de la clave para demostrar a través de esta película de Cine Arte, lo que puede ser capaz el poder de la mente, que se alimenta de árboles torcidos y, que por lo tanto, gusta apoderarse de “espíritus malignos” digiriéndolos atragantados como si nada en su vil existencia.
¿Qué significa esto?
Significa, que existen seres que alguna vez fueron humanos durante el transcurso de su vida, y luego fueron adquiriendo malos hábitos, asimilando dentro de cierto tráfico de influencias, toda clase de basuras metálicas, como mandíbulas incrustadas de fierro oxidados por ejemplo:
-      Falta de Tolerancia
-      Envidias
-      Celos
-      Poder Autoritario
-      Falta de Autocrítica
-      Inoperancia Perpetua
-      Fanatismo de Poder
-      Sordera congénita compulsiva paranoica pétrea, similar a la de poto podrido con agua estancada de alcantarilla.
-      Lenguaje inoperante, moribundo inactivo:
-      propio de carachos narcisistas  monotemáticos; de esos esperpentos vanidosos, enfermos de ordinarios, y pa’ más remate, de inercia mental.
-      Posesión demoníaca incontrolable, dado por este mismo diagnóstico de creerse el hoyo del queque, y hacer creer a la candidez tarada piadosa, a esos adoradores incultos idiotizados, que son dueños de toda la galaxia planetaria, y que con su manopla de fierro reforzado tiene autoridad todapoderosa para gobernar lo INGOBERNABLE.
-      -Ceguera congénita perpetua, y oídos perversos per in secula seculorum, tapados con corcho karbón del Kuko.
Esta película entonces, nos cuenta la historia de una doctora especializada como psicoterapeuta analítica, donde descubre que su paciente tiene trastornos severos de personalidad, a causa de haber participado en "SECTAS satánicas” (lo escribo en chiquitito, porque me da escalofríos escribir esta última palabra) y, haberse desvinculado de la armonía que significa cuerpo y espíritu.
Este joven, asimila múltiples personalidades, que lo llevan a cometer crímenes sin darse cuenta que es él que empuña el arma asesina; y aquí notamos en forma nítida, la importancia del “tráfico de influencia”.

Por ejemplo:
si un cucarucho ameboso latigúo cara’e pantruca desabrida, tiene agarrado el poder omnímodo, creyéndose con su asquerosa soberbia que es él quien determina: qué se debe hacer y, por ejemplo, se reúne con más individuos tóxicos repulsivos, que dictaminan órdenes contra la naturaleza del Ser Humano comunicativo, dialogante, amante de las rosas; amante de la humanidad; de su diversidad; de la complejidad; de sus más increíbles dones otorgados para mostrar la belleza, el amor recíproco; de existir en esta Tierra, entonces, este grupo de chalados enfermos del chape, son capaces de trastornar a casi toda una civilización que tiene mente sana, mente sensible, transparente, imaginativa pues, esta chatura de puerta de fierro, golpeadora de nariz, domina con su fuerza bruta terrorífica de peste bubónica, con su perraje de pedazos de metal cretino de poto de avechucho fantasmal.

Este tráfico de influencia, puede provocar trastornos psíquicos severos, de cualquier  ser humano que se deja llevar más por la alegría de escuchar música; por la alegría de bailar al son de los instrumentos musicales; por la alegría de cantar; de sonreírle a la vida; por sentirse satisfecho de estar participando SIN miedo, por construir una sociedad más justa, menos cruel y más humana.

¿Por qué las religiones son SECTAS?
Porque quieren apoderarse de las mentes de l@s individu@s, valiéndose de un artilugio de tráfico de influencias; valiéndose de un poder ridículo idiotizante omnímodo; y para ello utilizan un ameboso monólogo narcisista pegajoso, incapaz de mover una sóla molécula que energetice el pensamiento, y lo lleve a una reflexión más profunda, que le conecte sus indigestas parabólicas ambiguas con la realidad; con su caracho de coco deshabitado, donde pululan solo los pidulles carcomidos por el Tiempo, que Hannibal Lester los mastica con cuchillo y tenedor de plata en su mesa, adornada de candelabros, a la hora del desayuno, cuando baja por las escaleras, la hermosa protagonista vestida con un traje negro, ceñido a su esbelta silueta, con su cuerpo divino de doncella.
En medio de su sonambulismo piensa:
El doctor Hannibal Lester ¡tiene razón!
si a los cretinos idólatras, poto inoperantes zombies latigúos, no queda otra, que servírselos al tentempié.
Estas sectas satánicas son peligrosísimas pues, estamos viendo actualmente ante nuestros ojos, como operan solitarios en la inoperancia más inaudita autoritaria, jamás conocida de manera tan evidente en la historia de la humanidad; tampoco hemos visto estas SECTAS, de manera tan nítida en la historia del ARTE.
Esta perniciosa anti convivencia humanoide con rasgos severos paranoídeos de “terror”, nos está llevando a la debacle existencial, del precipicio de los escombros ilegítimos cucarachúos papaístas:
Estafadores atentatorios a la dignidad de la raza humana.
Este simulacro de ídolo vulgar cernícalo analfabeto, extrañamente, tiene a toda una civilización de miles de millones de seres humanos paralizados por su tétrico despojo esperpento cucarachiento, a su rebaño de idólatras, con sus manipulaciones terroríficas invisibles; a seres humanos, que en su pasado se encontraban adormecidos por el Tiempo, y que hoy por hoy, han despertado de su letárgico sueño de Cenicienta.

Entonces pensé:
Lo más seguro que este número “666” sea la clave, la llave maestra que abre mil puertas; mensaje que nos dejó escrito Huidobro y que HOY me sopla en el oído medio; mensaje para que este puto peín repulsivo de papadrácula deje de hablar wewadas, y cierre su hocico de cuerno repugnante cuero de diablo, y así permitir que la civilización se manifieste , y diga a VIVA VOZ lo que más quiere hacer de su vida; avanzar hacia el conocimiento de todas las cosas habidas y por haber; seres humanos que buscan SER FELIZ en su corta existencia aquí en la Tierra; y para ello es importantísimo, escuchar los sonidos, donde palpita el corazón de la Madre Tierra, donde mujeres, hombres, abuelit@s, y niñ@s, pueden expresar sus sentimientos a través del canto, el baile, el teatro, la ópera, los sonidos de las olas que vienen y van incansablemente, con ese ritmo de vida que se escucha con su música gregoriana de:
“Padre, aparta de mi este cálice” de alegres tiroriros, que dan vueltas y vueltas, con l@s niñ@s sentados en sus caballitos de Troya, en su arco iris de múltiples colores al Viento de la Libertad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario