sábado, 26 de abril de 2014

Junto a los que AMAN la VIDA y AMAN el AMOR podemos lograr GRANDES cosas,

Junto a los que AMAN la VIDA y AMAN el AMOR  podemos lograr GRANDES cosas, como restablecer la Justicia Real que ES la conexión de AMOR por la Tierra que nos

ha tocado vivir, y Dios que nos creó a Imagen y Semejanza quiere que seamos felices en SU Paraíso Terrenal; porque Él es un Dios Digno; un Dios Verdadero.

Me parece que los secretismos y poderes inundadas de truculencias papales, son NEFASTOS, porque se apoderan de una parte importante de la población humana,

con estructuras mentales SIN sentido, e instalan una iglesia mentirosa donde una manada de idiotas los persiguen con una idolatría donde abusan de un cinismo

 recalcitrante, se NIEGAN a decir la verdad con respecto, a la TRASCENDENCIA de las personas aquí en la Tierra, donde solo permanecemos menos de 100 años.

Y más aún, inventan cada historia descabellada para dominar a los seres humanos en la Tierra, que una NO sabe si reír o llorar a grito pelado por la crueldad de sus argumentos infames.

Están guiando una iglesia por caminos torcidos hacia NINGUNA PARTE; hacia la TUMBA OBSCURA de la NADA. Se instalan

con lujos y corrupción, mientras el Planeta Agoniza gracias a este AFÁN de LUCRO, EXITISMO y Deshumanización del hombre y de la mujer.

Nosotros tenemos una misión aquí en la TIERRA a la que debemos responder, y los seres humanos pueden fortalecerse con

esta VALIENTE ACTITUD mostrando que EXISTE JUSTICIA REAL aquí en nuestro Globo Terráqueo.

Así, comunican LA SALIDA a las ATROCIDADES que se cometen a diario en los OBSCUROS LABERINTOS de las

idolatrías papaístas, siendo que estamos viviendo en un peligro latente, donde la EXTINCIÓN DEL PLANETA está en JUEGO.

La iglesia JERÁRQUICA calla por HIPOCRESÍA y CINISMO, preocupándose de imbecilidades como la “canonización

de santos SIN tomar en consideración, las GRAVES CONSECUENCIAS para nuestra

 VIDA cuando nos llega la muerte, después de haber cruzado el muro de los lamentos.

¿Cómo alguien puede estar tan idiotizado que NO pueda hacer una reflexión profunda con respecto a este afán de glorificar lo ¡inaudito!?

¿Podría alguien demostrar que jamás ha cometido un error; que NO halla cometido pecadillos exquisitos como robarse una

barra de chocolate en el supermercado? (por algo los mantienen bajo siete llaves)

¿que sea TAN PERFECTO que se le pueda llamar “santo”? 

Solo Dios es SANTO; NADIE pero NINGUNO NADIE más.

Distinto es, que seamos perfeccionistas, porque en la medida que NO nos

equivocamos, nos vamos a sentir mucho pero mucho más felices y satisfechos de nuestra corta vida aquí en la Tierra .

Much@s de nuestros seres queridos, se encuentran atrapados cuando atraviesan al Más Allá, por culpa de estos SILENCIOS FÁCTICOS MONSTRUOSOS papaístas porque, existen verdaderos frankestein

Humanoides, que con el poder adquirido por extrañas circunstancias, distorsionan el diario existir, con mensajes que NO corresponden para conducir a personas civilizadas.

Los seres humanos, que estamos en conocimiento de la importancia de nuestro proyecto de vida, donde la TRASCENDENCIA cobra sentido en la LUZ

del AMOR; de la SABIDURÍA ANCESTRAL que siempre está dispuesto a que surja la VERDAD y la VIDA para sentirnos felices de SER personas que piensan y sienten

cada respiro de aroma que existe en la atmósfera.

Los mediocres, los muertos moribundos, zombies incivilizados, se quedan atrapados en la inoperancia, en la inercia

de la INjusticia; atrapados SIN VIDA en la muerte muerte de la desolación y la amargura, de sus despiadados poderes

desorientados en el cumplimiento de la crueldad más espeluznantes conocida en la historia de la humanidad.

Así vemos también, hombres y mujeres que dejan caer las lágrimas de sus ojos por las cataratas de sus mejillas, cuando SU VOZ NO la escuchan los que han estudiado y se han

especializado precisamente para llevar a cabo LEYES JUSTAS, LEYES a FAVOR de los seres humanos. LEYES que fluyen alegría por nuestras VENAS ABIERTAS de América Latina.


No hay comentarios:

Publicar un comentario