miércoles, 27 de noviembre de 2013

Nada más espantosas, que las hazañas de Jaz Púm con Crustobal Culón.

Jaz Púm y Crustoval Culón por Olaph Plaf
Nada más espantosas, que las hazañas de Jaz Púm con Crustobal Culón.

Hacen miles de miles de kilómetros de años, en la Era del Paleozoico (si no me equivoco), Crustoval Culón mandó a Jaz Púm a freír tentáculos de leptosaurios a la criptonita de chanchulines, por su clara osadía de intentar quebrar el huevo que rodaba y rasguñaba haciendo rechinar la mesa, la cual era la única muestra evidente, que delataría que la Tierra Era Redonda.

Jaz Púm lo maldijo diciendo que el huevo estaba cocido, y que Crustóval Culón, era Crudovico en persona, y que andaba puro parando el dedo haciendo y deshaciendo el universo entero a diestra más que a siniestra y, que si no la cortaba por la tangente, lo enviaría a la guilloterapia.

-Perdóname Jaz Púm – le dijo soltándose las amarras con  que Jaz Púm le había sostenido y cohibido las muñecas – me consta que la inquisición del siglo XXI es devastadora, cruel y sanguinaria; que NO deja payaso con nariz de leopardo – y luego hincándose de rodillas prosiguió – apiádate de mi que tengo ochorrocientos hijos e hijas repartidas por Asia, Africa, Europa, Talca Paris y Bogotá – le rogó.

-Tendrán que besar mi túnica y mis pies.

-¡Eso nunca! – respondió Crustoval Culón ¡jamás venderé mi prestigio quedando a merced de tu horrible y triste figura (más parecida a las pantrucas congeladas del frigideire fantasmagóricas que a las albóndigas).

Entonces, dile a tu mujer que me venga a hacer los porotos con chicharrones prometidos – le dijo asquerosamente Jaz Púm.

-Eso ¡jamás repelente gusano! y…ahora ¡desaparece! que NO quiero verte a través de los medios de comunicación telépatas!

Hace mucho tiempo que NO me dan pelota – replicó Jaz Púm.

-¡Menos mal! Porque me produces indigestión inaudita atrevido espécimen de las tinieblas tenebrosas – le respondió Crustoval Culón.

Voy a informar a mis superiores – agredió atrevido Jaz Púm insolente.

-Métete a tus superiores por donde mejor te quepan y a mi huevo crudo, déjamelo tranquilo en Paz sobre la mesa, para que los transeúntes que asoman la nariz tras los ventanucos del Infinito, sepan a ciencia cierta que: ¡la Tierra sigue siendo redonda! Que las bombas nucleoidales, aún NO la han destruido por completo, ni la han rectagularizado, triplicado, plagiado ¡ni perforado! – respondió semi irritado Crustoval Culón porque no alcanzó a pronunciar ningún sólo garabato que bien se lo merecía el truhán de Jaz Púm.

Sabrosa será para tu maloliente tarro de lombriz de tocino solitariaasí que, si NO te echas el pollo a la cacerola ipso facto, te introduzco entre esta red de pervertidos culeiformes para que te den de palabrotas merecidas, y buenas noches a los nauseabundos chupamortisangre de esta historia.

- ¡Ay! Ayayaicito – Jaz Púm se arremanga su vestimenta y arranca hecho una bala mojada en vinagre de pasa seca or las sanguijuelas calles de Santo Domingo, con un ramo de flores marchitas hechas trizas.

Sus patas de gallina clueca, se divisaban a la distancia, sorteando los pedregales, y tropezando con los charcos putrefactos de la zepcta incivilizada Phiduzianuska.

¡Sólo oy escrivo esto! Y eso que agora, apenas puedo bislumbrar la realidad kotidiana en el Jotizonte, gracias al cúmulo medicamentozoo de los muriendho poko a poko, rezetados por lohs auxhiliares  paramhedicos psikiskitkukos, inbento de la nuebha polítikha  kostumbrista de Jaz Púm.


Texto adhaptado y dirigido por los Ceres Bivox superbibientes de este Flanetha, y por Jesús de Nazareth tokando trompethas a la Umanhidad.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario