domingo, 3 de noviembre de 2013

A fruto donde tus semillas caen en tierra fértil y fecunda ¡Eres Tú!

Eres Amor Cristalino, todo lo que existe miro; lo que leo; lo que escucho; lo que siento palpitar en el corazón entre las estrellas del Cosmos, y la Luna de tu placida mirada Luz de Vida, a aroma de hierba fresca; a fruto donde tus semillas caen en tierra fértil y fecunda ¡Eres Tú!

Eres miel, eres sabia natural del borde de los bosques, donde los riachuelos traviesos navegan por tus ojos más claros que el mismo Sol, y por tus besos con esa lágrima que no te permite esquivar que resbale por tu mejilla; por las vertientes de las cascadas del Niágara; de los Saltos de Petrohué; de los Saltos del Laja, mientras se dan vuelta gota a gota las hojas del calendario.

Espero paciente, el reencuentro con la laguna de tus profundos ojos Cristal Puro, en la vegetación diáfana entre el Cielo y la Tierra, donde las aves agitan sus alas en las Alturas, junto a la Libertad de movimiento de Tu sorpresivo vuelo, y Tus graznidos dirigidos a las Cumbres de las Montañas más Altas del Horizonte, observando desde la distancia, las estepas cordilleranas; las estepas de los desiertos y de los oasis existentes, bajo Tus plumas de Cóndor, de Águila Torcaza bañada en el follaje de los bosques nativos, de los bosques ancestrales de vasijas de barro y casas de adobe; de los bosques en su naciente Flor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario