domingo, 15 de septiembre de 2013

“El Hombre Imaginario”, es un poema escrito por Nicanor Parra Sandoval

“El Hombre Imaginario”, es un poema escrito por Nicanor Parra Sandoval, de manera única e irrepetible, con su propio puño y letra.

Un poema que nos muestra, que detrás del hombre, existe un poeta de gran envergadura.

A diferencia mía, que soy una poeta que sólo guardo siete libros bajo mi almohada; que ni siquiera se usar la puntuación, y que escasamente leo; Nicanor es un poeta de tomo y lomo, un “ratón de biblioteca” al igual y muy similar a Borges en lo intelectual, que es capaz de escribir y asombrarnos con su sensibilidad y altura de miras; sobresalir con un poema que es alimento para el alma de quien lo lea o escuche con su propia voz.

Un poema de este calibre, basta para decir que tiene alma de poeta, pues aquí se manifiesta claramente su calidad y sus matices.

Hoy Señor, Jesús Uno y Trino, te pido perdón por la soberbia, falta de respeto, y cualquier daño que le he podido causar, durante tan largo período de tiempo.

Te pido para que abras su corazón al Amor que Tú le has dado, y a Tu Inmensa Misericordia, para que el día que viaje a la Eternidad, se reúna con su madre; su hermana Violeta; el tío Roberto, y todos sus seres queridos, que se encuentran hoy en el Descanso Eterno.

Permite que su corazón vuelva a ser la de un niño recién nacido, y que se inunde con la Luz del Espíritu Santo, para que sean limpiados todos sus errores cometidos en la historia de su vida y en la de sus antepasados.

Te doy gracias Señor, por todo lo que aprendí de Nicanor, para entregar los mensajes que Tú me has entregado y encargado a lo largo de todos estos años.

Amarra todo esto que he dicho hoy, allá en el Cielo y aquí en la Tierra, para que este baño de sanación se extienda hacia todos sus seres queridos, y hacia tod@s aquellos que consideren que Tu Amor es Infinito y Misericordioso, para SANAR las HERIDAS por más PROFUNDAS que sean,y que se hallan incrustado como chicle en el CORAZÓN; difíciles de Sanar pero ¡NO IMPOSIBLE!

1 comentario:

  1. Este poema lo hice, porque si Nicanor está a un paso del Más Allá, yo perdono todo daño que me ha hecho porque el daño que le produciría a él, miles de años al otro lado del muro sería lo peor que se le pudiera desear a un hombre; distinto es el caso de los criminales de lesa humanidad, y que NO quieren arrepentirse de sus atrocidades, ni dar a conocer los secretos inmundos que guardan en silencio con su mente torcida.
    Ahora, solo depende de Dios, pues sólo Dios conoce el corazón del hombre, ¡NO yo! que soy sólo el vehículo para que lo perdone en forma ingenua e inocente; porque Dios sólo muestra intuitivamente la maldad del hombre; pero lo importante es que NO quede en mis manos esta decisión tan trascendental para una persona.

    ResponderEliminar