sábado, 15 de junio de 2013

Mi Hermana Emilia y Chanchulines en el Barro

Cuando yo era niña, recuerdo que mis herman@s se
encerraban a ver televisión. El día domingo daban
"Combate"; me acuerdo que sólo con abrir la rendija de
la puerta y escuchar los disparos, quedaba con el
corazón en la mano.

Era tanto el horror que me causaba la violencia
televisiva, que salía arrancando a todo galope por el
pasillo...también recuerdo, cuando adolescente, que mi
hermana Emilia (QEPD)(no resistió el regreso cuando
llegó del exilio a Chile y, llegó a un $hile tan
distinto a como ella se lo imaginaba, era demasiado
sensible para soportar tanta mentira, tanta hipocresía
social).

En ese tiempo, comenzó a pedirme que le escribiera los
panfletos para las marchas.
Me daba algunas coordenadas de ideas que quería colocar
y, yo las redactaba y, colocaba de mi propia cosecha de
pensamientos. Se las escribía orgullosa de saber que mi
hermana mayor las repartiría y, que sus amigos leerían
mis páginas.

Cuando terminaba de escribirlos, mi hermana me hacía
levantar de la silla, para sentarse ella frente a la
máquina de escribir y, en los momentos que yo daba
vuelta la espalda, ella le ponía su firma y el timbre
del partido en el cual ella participaba activamente
mientras, yo miraba de reojo y me hacía como que NO me
daba cuenta pero ¡aleluya! tod@s sus amig@s ATEOS
recibieron mis comunicados ¡espirituales! de PAZ, AMOR,
JUSTICIA REAL, etc; felices y contentos (por lo menos,
eso me manifestaban ell@s sin saber quién era la autora
de sus panfletos PACIFISTAS).

Ser "pacifista" NO es estar esperando sentados en una
silla que llegue el apocalipsis, es trabajar porque se
restablezcan los valores de la VERDAD: NO MENTIR; NO DAR
FALSOS TESTIMONIOS; NO ENGAÑAR; SER TOLERANTES, RESPETAR
la libertad de expresión de un pueblo afligido por la
agresiva economía de la que tiene que hacer malabarismos
para alcanzar a terminar el mes.

En cuanto a los medios comunicacionales, éstos son más
efectivos conociéndolos en la calle cara a cara pero, si
yo converso con una persona en la micro, en el paradero
de buses, o en el Paseo Ahumada, NO voy a estar
preguntándole:-"Oiga y, usted  ¿de qué partido es?" - y,
dependiendo del partido que sea voy a entablar una
conversación con un ser humano ¡NO! ¡NO! ella o él es
persona y punto.

Los problemas de un país, atraviesan TODO el abanico
ideológico. Por ejemplo: -Tod@s estamos hasta la
coronilla con: las alzas de precio de los productos
básicos; con los suelduchos míseros de los
parlamentarios; con los que se llevan a manos llenas
nuestros minerales preciosos; angustiados por nuestros
sueldos y pensiones a matacaballo (miles de miles de
problemáticas sin ser aún solucionadas) TODOS TODOS
vivimos angustiados el día a día para estirar como
chicle tres en uno, el presupuesto del mes o, más bien,
CASI todos menos los individu@s que se han engendrado
por un "error genético de la naturaleza" (codicia,
envidia, ambiciones de poder de todo tipo etc etc
dinero, dinero y más dinero; una enfermedad mental que
se viene arrastrando desde tiempos inmemoriales); ell@s
piensan que así construyen su felicidad, a costa de
menospreciar a que otr@s puedan ser tan felices como
est@s malformaciones de chanchulines en el barro ¡MENTIRA!
¡NO se trata de eso! se trata que su codicia llega a ser enfermiza
así que,triple tarea pa' don sata, ansioso que lleguen
los comensales a la mesa.

De lo que se trata, es que la repartija sea más justa y
equitativa, así NO llegaremos a tener en nuestro Planeta
Tierra, ningún hij@ de mujer pobre que se muera por
HAMBRE; que se muera porque ni siquiera tiene un
mendrugo de pan para echarse a la boca, con el esqueleto
de sus manitos azulosas de frío ¿¡cómo te ven y NO te
cubren!? ¡Dios mío!

No hay comentarios:

Publicar un comentario