miércoles, 25 de julio de 2012

"Al Viento de la Libertad" Segunda Parte

Yo no escribo a personas de elite
escribo a gente de la tierra
a la mujer de agua
al pétalo de flor de sus esperanzas
al poema de amor incrustado en su corazón
a ese amor que palpita día a día
en la flor que habita el desierto
que, como río se esparce en los terrenos más inhóspitos.

Anda, ve y recoge una que está destinada también para ti
porque nada es imposible para Dios
que te protege desde el Infinito.




Soy Hermana de Jesús
me acaba de depositar en su cuerpo
a través de sus versos
el poeta César Vallejo
estoy segura que lo hizo con la mejor de sus intenciones.
Vivimos en una especie de caverna
recién refaccionada por mi padre José;
la mesa del comedor es un tablón largo y sencillo
como se acostumbra en familias
como la nuestra.
Las visitas son abundantes a la cena y al desayuno
a veces, hemos quedado cortos para azuzar los dientes
y hemos acudido
a la Municipalidad para pedir a la asistente social
alimentos no perecibles y la cancelación
de alguna cuenta odiosa impaga.
La asistente social nos trata con la punta del pie
cree que somos una familia insana:
"maníacos depresivos" - nos ataca con su voz mefistofélica
no puedo repelerla con mi frasco de spray
anti bandidos
agacho la cabeza en señal de sumisión
"ésta será la última vez"- me dice altanera
me llevo los paquetes como sonámbula
a nuestra cabaña cavernícola
Jesús está contento
ha resucitado a Lázaro de su tumba
y Lázaro ha contado los detalles de sus
peripecias
por el túnel de los muertos vivos
encandilado con paisajes apoteósicos
digno de seres puros clarividentes
con entera lealtad al Dios Supremo
que al atravezar el puente le extendió
su mano bendita
y se encontró cara a cara con Jesús Iluminado.
Los tarros de basura están llenos de
mercadería
de noche vamos con mis hermanos y
algunos amigos
a sacar todos los pertrechos que sean
de nuestra utilidad
encontré una radio en buenas condiciones
tengo tantos deseos de escuchar radio
Bethoveen
pero aún no se descubre la electricidad
y el metrogas no llega a Jerusalén
solo cocinamos con nuestro hornillo
a leña
todo sale sabroso, en especial los peces
multiplicados por Jesús en el
Mar de los Zargazos
cerca del Huerto de los Olivos.
Cuando regresamos a casa nos dormimos
con el estómago lleno
así que le pedimos a Jesús que nos multiplique
todos los días los peces y los panes
cuando ya nos hostigamos de chuparnos los dedos
con la repetición del mismo tentempié
le pedimos helado de vainilla
(de esos que hace mi primo en el sur)
-Eso si es que llegan al Paraíso -nos respondió
haciendo castañetear los dedos
para que los feligreses salieran del Templo
después de haber escuchado sus sermones
en posición de loto
bajo la sombra de los acacios


Yo no soy de este mundo. Si piso esta tierra es pura casualidad
o mas bien, porque la fuerza de gravedad empuja mis pies hacia ella.
Es por eso que me preocupa cuando diviso hombres y mujeres
que viven en condiciones deprimentes junto a una estirpe social empobrecida
que calla por dolor y timidez abrupta.
Pareciera que nadie se da cuenta de algo tan obvio y hacen la vista gorda
como si no existiéramos más que para servirlos
con esos grilletes atados a sus pies, cuello y manos.
Me desespero porque: no soy de este mundo
caí de la nave espacial con precisión en la cima de esta montaña
desde allí he divisado todo lo que hacen los hombres con sus propios
hermanos de sangre.
En mi planeta nadie tiene derechos sobre otro ni más categoría porque
haga una u otra cosa
nos amamos y respetamos de igual a igual de la misma sangre o no
pues, la sangre que corre por nuestras venas es única y personal pero
en exclusiva: una sola.


Soy Maestra de Literatura
los Maestros nos reconocemos por nuestra dentadura:
mientras más dientes,muelas y molares nos falten
mayor es nuestra envergadura
y más prestigio tenemos en el mundo del arte.
A mi por lo menos me faltan seis muelas
cuatro molares y siete dientes.
Sería la Maestra más feliz que pisa la tierra
quedarme con las encías peladas
pues ahí si, mi distinción sería apoteósica.
Hasta los grandes economistas
se sentarían en primera fila
para observar como se nos cae la dentadura
cada vez que abrimos o cerramos la boca
para recitar o estornudar.


Nazco.

Nazco.Transito por los más diversos senderos de la vida
y muero al finalizar mis días terrestres.

Mi cuerpo es solo el vagar de mi esencia vital
en el tiempo espacial en el espacio y tiempo astral.
Asi que no desfallezcas si no me encuentras pronto.
Si no estoy en un lugar, búscame en otro
por la mirada de mis ojos sabrás quien soy
y que ya estoy próximo a ti
con los brazos abiertos para amarte por fin.


En este lugar te estaré esperando
porque aún sigo amándote como el primer día que te conocí
aunque hace un tiempo he dejado de existir
pero, como te digo hoy estoy nuevamente aquí junto a ti
en algún lugar de la corteza terrestre
esperando que me vengas a buscar y me des
el primer beso de las buenas noches desde la última vez
que nos vimos en mi almohada al cerrar mis ojos
y elevar mi ser hacia la Luz del Padre Celestial.





No tengo padre ni madre ni súplica ni ahora
solo tristes susurros en ofertorios sagrados.
Amargos trozos trazados de historia
desilución tras disolución.
Recorro lágrimas quebradas que caen
despedazadas al fondo del abismo de la nada
de penas y dolores sin sabor ni razón.

Aparta de mi este cáliz Señor Jesús.
Cuando tú apareces y me arrodillo
nada saco en limpio ¡ Dios mío !
responde ante tanta intensa crueldad.
Tus clavos duelen y pisan este sepulcro.
Hoy cada clavo se entierra y clava
al fondo fiero y en la inmensidad
de esta cruenta tempestad.

La bestial pesadumbre ataca el frontis
del trizado corazón que se triza gota a gota
y, se desplaza por los diversos ángulos de mi habitación.
Aparta de mi este cáliz ¡oh Señor Jesús!
deja que respire hondo la vastedad del cosmos.

Permite esta enorme alegría de vivir contigo refrescándome
con los besos en tus ojos iluminados de cristal
y, en el cálido calor de tu brisa celestial
anunciando tu llegada a esta tierra
Señor Cristo Jesús
Dios del Universo, Caballero de este Planeta
y del Mundo Entero.



 Si tus ojos se iluminan
y tu mirada se aclara
es porque tú te apoximas
al espejo de tu alma.
Es porque tu sonrisa se arrima
a tu más íntimo deseo y, a ese beso
que nunca nadie te dio
a tus ojos en el sublime
Universo de Dios.




Soy una mujer perdida en la tierra
no sé quién soy ni cuándo será ese cuando
porque nadie da la respuesta a la pregunta clave:
qué y cómo existo frente a la creación de este universo.

Mis apetitos son insaciables pero, no solo vivo de apetitos
sino del amor que tú me das lo quieras o no dar
pues, de no darlo tú lo invento yo.

Y, en el cristal de tu espejo de copa
me observo calmada besando mis sueños
sueños que difícilmente se hagan realidad
aunque tanto anhelo tus labios en mi boca
como tu boca besando todos mis anhelos
perdidos ante tanta loca inmensidad.



LA LEY DEL EMBUDO II: A TEMUCUICUI

Soy Rayen Quepul Cayul, tengo cinco años;
un señor uniformado de verde entra a mi pieza
apunta con su metralleta
tengo mucho pero mucho miedo estoy tiritando de susto
no alcanza a salir mi voz para avisar a mi mamá
me encuentro en una pesadilla; ¡ se mojan mis pantalones !
¡dispara! entran muchas balas a mi cuerpo
grito, lloro a moco tendido
miro a mi hermanita entre hipo e hipo:
Hentelen Quepul Cayul; vuelve a disparar a propósito
¡sí! porque le apunta directo a su cuerpecito
de apenas dos años
llora y llora con mucho mucho dolor
y sangra sangra sangra tal cual como sangro yo
sintiendo como cada una de esas balas era el odio horroroso
con las que el hombre uniformado disparó
envuelto en su rabia enceguecida.

Soy Mañil Huenchullan Curinao
tengo una semana de vida
veo venir hacia el lugar donde duermo
un frasco redondo lleno lleno de humo
nunca había visto algo tan horrible
mis ojos comienzan a lagrimear
mi garganta a cosquillear
después no recuerdo nada pero nada más
solo alcancé a escuchar gritos gritos y ruidos;
ni siquiera pude llorar, cai inconsciente
cerré mis ojitos de recién nacida
y entregué mi último suspiro a la vida
al pueblo de mis tatarabuelos.
Erase una vez, un viejo ocioso de esos típicos facinerosos, que deambulaban en una escalofriante y no menos tenebrosa noche.

Una característica muy peculiar es que se le descolgaba desde su mandíbula ensangrentada, un pequeño colgajo donde se mencionaba su nombre:
Nicanor el Iscariote (que se hacía llamar por lo general don Nica).

Don Nica el Iscariote acostumbraba a chupar médula cerebral de una joven incauta y, cuando había succionado la savia de ella hasta el último rincón de su existencia y, logrado vaciar las penúltimas gotas de elixir dejando patéticamente desnutrido el cuerpo, o anémico y fláccido sin más sangre que devorar, él ni siquiera fruncía el ceño para lavarse las manos como cualquier mediocre Poncio Pilatos. Sin embargo, sufría horrores volver a tener que ser un vampirodrácula común y corriente al día siguiente.

¡Por cierto! se quedaba sin ingenio (acumulado por las fuerzas de don Sata, maléficas e ineptas); con inteligencia promedio al prototipo del soldado raso; de cultura siempre al debe y, menguado su nivel intelectual a la fracción límite.

Quizás su único rasgo superlativo era su insondable estulticia crónica imperecedera con ciertas variantes nefastas a pedorunculosis aguda necrofílica nonagenaria.

Nada lo hacía conmoverse a éste horripilante personaje que suplantó a la joven amante del arte y la belleza infinitesimal, que se cruzó por delante de su macabra mirada pétrea y más aún, ante su amargo rictus inflexible con el cual seducía de una u otra forma a su víctima invariablemente ingenua

Bueno, como les iba diciendo, hasta aquí no más llegó este trágico cuento porque era micro no macro; tal como se lee desde un principio. Además estoy con mis neuronas retorcidas y extremadamente aportilladas de tanto que absorbió don Nica el Iscariote mi cerebelo cuando le vacié toda clase de átomos potenciados en alfa 10 y omega 22.

Cordyalmente a ustedex: rexucitada entre las cenizax a todas las almas carytatibvas que escuchen de vuena boluntad.


Soy Amaru Ancalli Ticuna
vengo bajando de la Pampa del Tamarugal
con mis hermanos Sillanki y Sinchiruka.
Nuestras sandalias están inundadas de polvo viajero
pero ¡no nos importa!
solo queremos colocar nuestros pies
al borde del rompeolas y ver desde allí
como esa aghua azul piedra viene y va.
Tanta magia ¡nunca antes habíamos conocido!
entre brisas, aire marino, acariciándonos el rostro.
Enormes insectos púrpuras muerden nuestro dedos gordos
apretamos los talones colocando pies danzando a la orilla del mar

“E L A C E R T I J O”


En Santiago de Chile, a la edad de la Primavera con los árboles en flor, acusé recibo del primer llamado telepático de Saint Exupery en respuesta a mi llamada idem pues, tenía cortado el teléfono por obra y gracia de un destino curioso. Quedamos de acuerdo después de largas horas de conversación que, Saint Exupery contactaría a los personajes y autores de diversos libros para que me ayudaran a investigar un hecho casi inédito en la literatura planetaria: un dilema muy complejo que resolver. Así que tomé mi pluma haciendo un taco entre mis hojas y, me dirigí personalmente pedaleando con mi bicicleta a la “Rinconada El Salto Parcela 6”.
La Señora Luisa (la cuidadora) me saludó muy contenta de verme nuevamente y abrió el portón. Le avisé que tendría varias visitas aunque calculé que no necesitarían puerta.
Exactamente lo que pensé, la visita me tomó por sorpresa.
-Mogwli ¿qué estás haciendo aquí?
-Te vine a ayudar, escuché tus gritos de auxilio. Antoine me avisó que viniera lo más pronto posible.
-Pero, si no he gritado.
-Eso te parece a ti pero, a mí me tenías con las dos manos apretadas en las orejas.
-¿Qué puedes hacer tú después de tanto tiempo?
-Escuchar los sonidos de la casa: el aire, las hojas de los árboles, los muros, las puertas.
Un momento, silencio… (Me hizo callar de frentón colocando su manito en mi boca). Ahí estás tú.
-¿Dónde?- pregunté escéptica sin ver nada.
-Frente a la puerta de entrada.
-¿Qué estoy haciendo?
-Piensas y transmites tu filosofía al veterano
-¿Qué sucede Mogwli?
-El toma nota de todo lo que tú le dices hasta los enigmas más ocultos que coleccionas en tu corazón.
-Mogwli, ¡estás exagerando!
-Te equivocas, a ti tu padre te fue a tirar en una bolsa negra de basura a Conchalí junto a tu hijo de apenas un año pues, no tenía la más mínima comprensión hacia tu talento. Pero, este veterano te supo aprovechar. Se encerraba luego, en su escritorio y escribía como malo de la cabeza. Terminando, te iba a mostrar el poema para que tú se lo corrigieras y, más tarde no te regalaba sus libros para que no te dieras cuenta de todo lo que tú le habías ayudado. Además, te hizo hincapié que si llegabas a divulgar este asunto, nadie te iba a creer porque tú sólo eras una autodidacta en cambio él, un reconocido Académico de la Lengua.
-Por supuesto, yo se los corregía y si estaba malo lo volvía a hacer todo de nuevo hasta que yo le informara que estaba correcto.
Gruesas gotas de lágrimas resbalaron por mis mejillas como caída de agua hacia los pétalos de flores esparcidas por la tierra de Conchalí al recordar, los detalles de los sucesos en forma tan cruda.
-El no daba puntá sin hilo mi querida amiga, amante de los animales.
-Mogwli ¡cuidado! Baghérha se va a tirar a la noria.
-Sí, tenemos sed. Voy para allá. – y, se tiraron ambos al pozo lleno de agua cristalina y fresca. Tomaron todo el agua que quisieron.
A mí me habría dado un poquito de asco tomar agua después de ahí pero, qué le iba a decir a un niño tan tierno como Mogwli.
Mogwli, ¿te tiro la cuerda para que salgan?
- No. Vamos a nadar un rato. Al segundo comenzó a patalear y a hacer piruetas junto a baghérha y a mover sus brazos como remolino.
De repente sentí que alguien me abrazaba con fuerza por la espalda. Era Fiammetta, dulce, atractiva, sexy, elegante, una diva sin lugar a dudas que habría causado más de algún dolor de cabeza. Nos besamos con efusión contentas de volvernos a encontrar (ella se había presentado a trabajar a varios de mis anteriores cuentos. De repente, se había colocado bastante catete y estuve a punto de enviársela de vuelta a Boccaccio pero, me arrepentí: por lo extraordinariamente bella y bien vestida que se presentaba en cada ocasión lo que seguramente, haría que mis lectores engancharan mejor con el texto.
-Fiammetta, agradezco tu presencia pero, ¿qué va a decir Boccaccio cuando no te encuentre en el “Decamerón” donde tú tienes un papel importante de participación?
- No te preocupes, ya le avisé a través de un circuito de ultrasonido que maneja en el bolsillo de su pantalón. Vine a acompañarte para ayudar a revelar lo que sucedió aquí hace tantos años. Así que ahora quédate quieta.
-¿Qué haces?
-Huelo
-¿Qué hueles?
-Olor a sexo. A esta casa llegaron muchas mujeres de diferentes edades. Algunas de ellas saben tu secreto pero, lo ocultan. ¡Esto más parece lupanar que casa solariega y blasonada!-terminó diciendo Fiammetta. Después de haber olido minuciosamente continuó-posiblemente, llegaban muchas mujeres a visitarlo y él se encerraba en su casa. Y, ¿tú no hacías nada?
-¿Qué iba a hacer? Era su vida. Además, él no me permitía la entrada.
Tocaron la campana.
Fui a ver el portón y era nada menos que Brian Weiss. Lo saludé muy contenta. Ray Bradbury lo acompañaba desde las soledades inconmensurables de los desiertos, en las órbitas Plutonianas de las “Crónicas Marcianas”.
Entonces, me dijeron: sabemos que eres una mujer muy creyente y, que no puedes resistir la idea que alguien se despida de este mundo a hurtadillas callando un misterio que no ha dicho y que se sabe a mil voces ¡sí! porque tú te has encargado de pregonarlo a los cuatro vientos a por lo menos 1000 seres humanos (aunque hoy, hay que multiplicarlos por tres.)
Brian Weiss prosiguió: - los enredos, se tenga la edad que se tenga hay que aclararlos pues, he constatado personalmente a lo largo de mis años que, tienen un comienzo pero nunca tienen final.
El Principito fue muy educado pues, podría haber atravesado el portón con su transparencia en un vuelo cósmico sin embargo, esperó que la Señora Luisa le abriera la puerta de entrada. Se aproximó hacia nosotros y, se incorporó en el lote de sabios literatos como si los conociera toda la vida. Quiso acompañarme viajando velozmente desde un lejano planeta del satélite, para descubrir cualquier clave que se hubiera enterrado en la arena espacial semejante a la lunar. Llevó su sombrero para lograr el objetivo que nos propusiéramos.
A mi regreso, que fue por un lapso de breves segundos, vino la Señora Luisa a avisarme que me buscaba otro señor. Fue tan grande mi sorpresa, que corrí a abrazarlo: Jorge Luis Borges se acercó a mí (sin sus lentes de ciego pues, su vista ahora se encontraba perfecta). Me saludó también con un gran abrazo. Le comenté que estaba muy triste porque nadie recibía mis trabajos literarios.
-Es que son todos unos idiotas –me respondió
-No los descalifique, por favor Jorge Luis.
-No te preocupes aquí nadie nos escucha. Solo estamos tú y yo –a continuación me preguntó: -¿Te los han pedido?
-No, nunca.
- Tienen miedo…son unos cobardes. Anticuados, les escandaliza sobre todo tu “Poesía de Punta”.
- ¿Mi poesía hija de mis entrañas?
-¡Así es!
De inmediato tironee la manga de Jorge Luis y le dije: -Por favor no diga más que aquí las murallas escuchan más de la cuenta.
-No te preocupes hija mía, la honestidad de tus escritos tarde o temprano se van a imponer contra viento y marea.
Después, le conté lo que estábamos haciendo entre todos: desenmarañando la madeja porfiada para que nos diera la respuesta que necesitábamos.
Entonces él me dijo: yo lo sé desde hace mucho tiempo, desde que las Nieves Eternas del Kilimanyaro no quisieron derretirse nunca jamás. Antes, cuando él aún estaba en esta tierra, notó el cambio de escritura del veterano, indudablemente más rejuvenecida así que, no necesitaba darle mayores descripciones.
¡Claro! ¿Cómo no me lo pude imaginar ante el hombre más sagaz del planeta? Me propuso que invitara a ese hombre tan avaro y codicioso al: “Jardín de los Senderos que se Bifurcan” .-Estoy seguro que no sospecha que yo poseo el “secreto”-me afirmó.
-Mi voz humana es muy débil – le respondí – no sé como hacerla llegar al oído de los Jefes. Así que usted Borges es mi tabla de salvación. Y, terminé diciéndole: yo tengo sangre escocesa ¿le servirá para su plan?
-¡Por supuesto! – me respondió con emoción.
Le tiré mis últimas monedas que encontré en el bolsillo a un niño que nos indicó el camino frente al portón de la Rinconada El Salto. Ahí recordé que se me había olvidado avisar al dueño de casa. Borges me convidó algunas de sus monedas y atravesé al frente por un camino de tierra pedregoso. Las coloqué en la ranura del teléfono pero, no logré el objetivo, me quedé profundamente dormida con el auricular en la mano. Cuando desperté pensé: ¿llegaremos al laberinto con Jorge Luis? Pero, ya no me importaba pues, ese laberinto era infinito y solo besando el anillo en el dedo meñique de la mano derecha de Borges una podía encontrar infinitos laberintos más. Así que con eso me conformé.
Fiammetta entonces, se acercó y me preguntó:-¿toda esa poesía es tuya?- refiriéndose a mi “Poesía de Punta”.
-Si Fiammetta, es toda propia y de mi natural imaginación y si existe algún poema que se asemeje a los poemas de otro poeta, ese poeta ha rescatado el lenguaje en mi persona sin consultármelo antes. Lo digo porque esta es mi forma natural y espontánea de expresarme. Mi obra completa, de principio a fin, está formada casi toda de humor. No necesito ideas ajenas para escribir como escribo.
Apenas terminé de decir la última palabra, escuchamos el Volswagen azul del dueño de casa. En cuanto entró me acerqué y le dije: - “Los personajes y autores de diferentes libros quieren conversar con usted en el jardín.
-Dígales que, no tengo ningún interés en conversar con ellos menos aún en los patios de mi mansión. Además, ¿no le he dicho en repetidas oportunidades que no invite a nadie a
la Parcela? ¡Hasta cuando me desobedece!
Fue el momento preciso que Mogwli y Bahérha treparon por la orilla del muro de la noria y salieron a la superficie y, él los vio. Comencé a tiritar…
-¡¿Qué hace ese cabro chico y el animal en el pozo?! Saque de inmediato a toda esta gente de mi casa. No los quiero ver cuando despierte. Yo me tengo que ir a dormir siesta y, partió sin saludar a nadie.
Nos reunimos todos y se nos ocurrió ir en el Volswagen. A pasarlo chancho pues, nadie andaba en vehículo. Echamos a andar el motor conectando un par de alambritos. Algunos personajes, se fueron navegando a través del viento sujetos al techo y a los parachoques para que cupiéramos todos. Nos fuimos a un café a celebrar todo lo que habíamos descubierto. Más tarde, le hicimos una llave y lo regalamos a un orfanato de niños huérfanos.
Por el camino, Fiammetta obsesiva, me siguió interrogando: - ¿A quién está dirigida “Poesía de Punta”?
- Está dirigida a los Gobernantes, para que en sus mandatos gobiernen en forma más humanitaria a su pueblo y, para que los políticos no se ufanen tanto de sus logros exitistas.
- ¿Dónde se encuentra tu poesía?
- Guardada bajo siete llaves en los bolsillos de los políticos.
- ¿Por qué?
- Porque es esencialmente “una ventana que se abre a Dios”. Un niño que maneja un Rayo de Luz que, se posa con destreza en las infinitas miserias del poder, sin rencor ni resentimiento sino mas bien, con humor y sabiduría.¿¡¡Cómo no se van a escandalizar frente a un niño Fiammetta, que les rompe todos sus esquemas poco humanitarios!!?
- ¡Yo se los voy a ir a sacar de sus bolsillos ¡ y, partió tan rauda que, ni siquiera le pude agarrar el vestido que llevaba puesto para detenerla. ¿Lo logrará? entonces, suspiré y me dije a mi misma: Si hubieran más Fiammettas en este mundo tan decididas y valientes como ella, viviríamos mucho más felices y contentas. Chao Fiammetta.

Olaya Mac-Clure: nació en Santiago de Chile el 17 de Agosto de 1956.
Se dedicó desde muy temprana edad a escribir cartas, poesía, cuentos, novela, prosa, teatro y, cine. Se caracteriza por su versatilidad. Se dirigió tanto a público adulto, como jóvenes y niños.
A pesar que su obra mayoritariamente no ha sido editada aún, ha tenido mucha aceptación en los círculos más cercanos quienes han insistido que publique para leerla.
La rica biografía artística de la escritora de alguna manera ha logrado plasmarse en sus diversos trabajos, dejando constancia de su gran imaginación, creatividad y, amor por la plena justicia de la vida en sus composiciones de amor, humor y sensualidad.
Los vaivenes de la vida de altos y bajos le han dado una perspectiva múltiple acerca del conocimiento de su entorno por lo tanto, ha podido plasmar con su pluma los aspectos más insólitos, sabrosos y encontrados entre cara y sello de la realidad cotidiana.




Soy compacta y visible ante ti Walt Whitman.
No destruyo las instituciones mas bien : las reformulo
el asco inunda mis percepciones lingüísticas
y, aunque te hayas tornado invisible
estas junto a mi durmiendo abrazados
como dos buenos amantes de la lírica.

¿Quièn recorre los desastres hechos a la naturaleza y los arma de nuevo?
¿acaso piensan que el Gran Diseñador volverà a reconstruir
tales dimensiones  de belleza infinita  arquitectònica?
para què hablar de los desastres psìquicos del espìritu
que corroen al ser del hombre y la mujer
persistiendo en depravadas composturas esclavistas
fuera de todo contexto e inadmisibles en pleno siglo XXI.

¿Còmo lograr que este planeta recicle seres no tòxicos
seres no auto destructivos
aunque nos encontremos al borde del abismo?

¡te salvaste de conocer algo tan deprimente Walt!
pareciera que nadie se da cuenta de vivir  tanta locura
una voragine sin pies ni cabeza que te lleva
no se sabe adonde ni a que lugar.

¡S.O.S. Walt Whitman!
asòmate un rato a la ventana de este mundo infesto
e introduce tu mente y tus esfuerzos poèticos
en el mierdal cercano al precipicio de las tinieblas
¿te da escalofrìo?, ¿te parece lògico?
¡vamos, vamos!
¡no me vas a insinuar poeta de las cuatro dimensiones
oceànicas intergalàcticas del centuriòn de Prometeo
de las islas  Galàpagos o de las Guayanas Francesas
que aùn puedes hacer poesìa altruista!

Los perros vagan mugrosos por las calles de la mas estupenda ciudad
repletos de garrapatas y chicles pegados a su docil pelaje
sin que nadie se apiade de ellos:  ni un cariño, ni un hueso huacho;
los gatos recièn nacidos, con su respectivo cordòn umbilical,
envueltos en bolsa plàstica negra de basura
tirados por la cuneta de la indolencia frìvola
abrigados por las estrellas y un pedazo de luna;
la mujer, prostituyèndose para dar de comer noche tras noche
una que otra cucharada de sopa a sus hijos;
el hombre, pobre pobre trabajador de sol a sol
apegado a patrones esclavistas
que tramitan y regatean hasta el màs mìsero cèntimo de su salario;
la mujer temporera, trabajando por un mendrugo de pan añejo;
la mujer mapuche, asediada y discriminada
con tal de usurparle sus tierras
ante idènticos viles usureros canallas;
el vendedor callejero, cesante perseguido
y apaleado por la policìa acorazada por fuerzas especiales;
los cesantes, pululando por todos los contornos del universo
pidiendo un vaso de agua a quemarropa
en cada esquina del hesmisferio catastròfico planetario.

Los poetas maltratados por ser librepensadores
y, creer que el mundo se rendirà por el arte de sus palabras
estàn al tanto de todas las injusticias
habidas y por haber del contorno sideral galàctico.

¡¿ Hasta cuàndo digo yo se aposentarà la armonìa y la paz de los espìritus
e inundaràn la tierra transformando al hombre y a la mujer
en los seres màs felices que pisa la tierra?!
y... aquì estoy, sentada en esta piedra dispuesta a divagar:
todo cuanto la vida me entrega dìa a dìa
y cuanto poco le podrè yo dar
¿o quitar?  ¿o sustraer?  ¿o derrochar?
marque con un soplido de flauta dulce su preferencia.

Walt: ¿te puedes correr un poquito màs a la esquina de la cama por favor?
me estàs botando al suelo ¡ te digo!
¡ ràpido, ràpido ! necesitamos una respuesta ràpida
no me hagas cosquillas ¿ quieres?
èsto no es un juego ¡ ponte las pilas!
y, de esas que duran toda la vida ¡¿entendiste?!
‎Èn nombre de los "Pobres de la Tierra" se habla con los bolsillos llenos
de serpientes cascabel y banquetes adornados de caviar y esquiciteces.
Cuando llega la hora de las demandas sociales para beneficiar a los màs pobres
y destinar fondos para sacarlos de la extrema pobreza
se les cierra la puerta en las narices para que continùen viviendo
en las condiciones màs paupèrrimas de generaciòn en generaciòn.
Quien sabe si en el año 3500 les donaremos una caluga pelallo de yapa
para satisfacer a cada niño impùber su goloso apetito al desayuno.

1 comentario:

  1. Hubo Un Día
    La semana pasada hubo un día que:
    frente al ineludible golpe y porrazo
    del enigmático quehacer afiebrada por oscilaciones
    de vacío irresoluto
    no quería saber más de mí
    ni del territorio que habitaba
    prendido con alfileres que me circundaban.
    Con la acostumbrada estratagema extravagante de comedianta apagué el interruptor
    de mi imaginación inexcusable
    y, al acostarme, convertí mi
    estatua en fósil tieso petrificado.
    Soñé en mis sueños frente a un farol encendido
    que me iluminaba y volví a sentir
    como la sangre corría vertiginosa
    por mis venas y con ese ímpetu,
    me reencontré conmigo misma en el lecho adormilada; regresé a ser más lúcida y
    límpida como nunca antes había
    siquiera imaginado.

    ResponderEliminar