lunes, 16 de enero de 2012

"Al Viento de la Libertad"


Lanza Perfumes al Globo Terráqueo

Lanza rosas, petunias, lirios y magnolias
que nadie quede insatisfecho con tus aromas.
Di que comulguen con la hostia sagrada
den de comer al hambriento, den un sueldo justo
den sus medicamentos al enfermo
al que tiene sida, al hemipléjico, al hemofílico y, a tantos otros
pero, por sobre todo lanza perfumes a la atmósfera
lanza perfumes a los soldados, lanza perfumes
a todos aquellos que mantienen sus labios apretados
que solo piensan en sí mismos, en su fatal odio fatídico
haz que se impregnen tus fragancias en sus molares, en sus hocicos
no permitas que se escapen a tus aromáticos efluvios
lanza tu elixir y lluvia de pétalos de rosa
a todos los siniestros armamentos bélicos
para que sólo lancen bálsamos a la atmósfera
lancen besos, lancen lágrimas, lancen burbujas
de amor a la tierra que pisan.
¡Ah! y...no los perdones llévatelos directo al infierno si transgreden
tus oraciones
no podemos darnos el lujo que se manden las partes
en un momento tan delicado como éste.

Pajaro Silvestre

Que el cóndor que surca nuestro país
y todas las aves del cielo que navegan con su vuelo
de un extremo a otro del mundo
transporten con sus graznidos soplos de urgente paz
y, se instalen en las entrañas de los hombres del universo
de ese soldado que apunta a una madre
a la madre del universo entero
de ese soldado que apunta a un niño que llora
que llore junto a él y bese sus lágrimas de horror
al destruir su choza en vez de construir su hogar.
La percepción del niño en el mundo es aún la de un pájaro recién nacido
de un pájaro que vuela batiendo sus alas gritando: LIBERTAD
con alas de cachorro cual si fuera pájaro silvestre
de colibrí, de paloma torcaza, de tórtolo o de inquieto picaflor.





Dedicado a César Vallejo

No tengo padre ni madre ni súplica ni ahora
solo tristes susurros en ofertorios sagrados.
Amargos trozos trazados de historia
desilución tras disolución.
Recorro lágrimas quebradas que caen
despedazadas al fondo del abismo de la nada
de penas y dolores sin sabor ni razón.

Aparta de mi este cáliz Señor Jesús.
Cuando tú apareces y me arrodillo
nada saco en limpio ¡ Dios mío !
responde ante tanta intensa crueldad.
Tus clavos duelen y pisan este sepulcro.
Hoy cada clavo se entierra y clava
al fondo fiero y en la inmensidad
de esta cruenta tempestad.

La bestial pesadumbre ataca el frontis
del trizado corazón que se triza gota a gota
y, se desplaza por los diversos ángulos de mi habitación.
Aparta de mi este cáliz ¡oh Señor Jesús!
deja que respire hondo la vastedad del cosmos.

Permite esta enorme alegría de vivir contigo refrescándome
con los besos en tus ojos iluminados de cristal
y, en el cálido calor de tu brisa celestial
anunciando tu llegada a esta tierra
Señor Cristo Jesús
Dios del Universo, Caballero de este Planeta
y del Mundo Entero.


Soy Hermana de Jesús

 Soy la hermana de Jesús
me acaba de depositar en su cuerpo
a través de sus versos
el poeta César Vallejo
estoy segura que lo hizo con la mejor de sus intenciones.
Vivimos en una especie de caverna
recién refaccionada por mi padre José;
la mesa del comedor es un tablón largo y sencillo
como se acostumbra en familias como la nuestra.
Las visitas son abundantes a la cena y al desayuno
a veces, hemos quedado cortos para azuzar los dientes
y hemos acudido a la Municipalidad para pedir a la asistente social
alimentos no perecibles y la cancelación de alguna cuenta odiosa impaga.
La asistente social nos trata con la punta del pie
cree que somos una familia insana:
"maniacos depresivos" - nos ataca con su voz mefistofélica
no puedo repelerla con mi frasco de spray anti bandidos
agacho la cabeza en señal de sumisión
"ésta será la última vez"- me dice altanera
me llevo los paquetes como sonámbula
a nuestra cabaña cavernícola
Jesús está contento
ha resucitado a Lázaro de su tumba
y Lázaro ha contado los detalles de sus peripecias
por el túnel de los muertos vivos
encandilado con paisajes apoteósicos
digno de seres puros clarividentes
con entera lealtad al Dios Supremo
que al atravesar el puente le extendió su mano bendita
y, se encontró cara a cara con Jesús Iluminado.
Los tarros de basura están llenos de mercadería
de noche vamos con mis hermanos y algunos amigos
a sacar todos los pertrechos que sean de nuestra utilidad
encontré una radio en buenas condiciones
tengo tantos deseos de escuchar radio Bethoveen
pero aún no se descubre la electricidad
y el metro gas no llega a Jerusalén
solo cocinamos con nuestro hornillo a leña
todo sale sabroso, en especial los peces
multiplicados por Jesús en el Mar de los Zargazos
cerca del Huerto de los Olivos.
Cuando regresamos a casa nos dormimos con el estómago lleno
así que le pedimos a Jesús que nos multiplique
todos los días los peces y los panes
cuando ya nos hostigamos de chuparnos los dedos
con la repetición del mismo tentempié
le pedimos helado de vainilla
(de esos que hace mi primo en el sur)
-Eso si es que llegan al Paraíso -nos respondió
haciendo castañetear los dedos
para que los feligreses salieran del Templo
después de haber escuchado sus sermones
en posición de loto bajo la sombra de los acacios
en el Monte del Sinaí.



Hoy Me He Encontrado

Hoy me he encontrado con Jesús roto
entre las rotas quebraduras todas de sus trajes
en fragmentos de andrajos caídos en hilachas;
fracturados ropajes con sus rasgos destrozados
en la estación de buses cuando la esquina
de los asientos cercano a mi casa.
Un Jesús deshecho en lágrimas a raudales albas.
¿Cómo no haberlo visto antes cuando imberbes
mis pasos encumbrados
entre las hojas desplazándose jocosos
jóvenes en días de calendarios vacuos?


Hoy lo he mirado y que tristeza pena me ha causado
extender mi vista lánguida con una ojeada inmensa
y sentir su cuerpo íntegro lacerado
ofendido y despreciado en su pena
de mil milenios vanos acumulados.

Una greda he tomado en mis manos y modelado
pero qué desgarro infructuoso intento
hecho trizas he divagado
¡cuánto sacrificio su semblante
al ser inmolado en Viernes Santo
mas cruel que todo beso ¡ para nada !
quebrantadas lágrimas al precipicio
como si ninguna cosa existiera en importancia
¡nunca lo que antes era ese Jesús crucificado!

Tardíamente me he dado cuenta de volver a ser
cuando de tarde en tarde rezaba lo que aún recibo
en estos rótulos las callejuelas invadidas por estudiantes
donde gritos espontáneos de libre albedrío.


Jesús reconstruido en parches de convaleciente enfermo herido
sin existir despedazado de dolor amenazado y dolido;
estando la existencia fuera tan distinta
a lo que hoy es mas perdida bastante.

Cuánto Jesús tendría en mis manos
para esculpirlo con esta greda a extensa lámina
firme a tierra fulgurante modelada al agónico vacío;
aunque la ilusión inequívoca de sensación
destella candelas a proa el timón
vislumbrando victoriosos los cruces
hacia la ruta indescriptible de procedencia si es halago
eterna para convertirse en pan puro
de Cristo Jesús amado y crucificado.